Acerca de Los Institutos


Tabla de Contenidos

The Institutes for the Achievement of Human Potential

 Niños con Lesión Cerebral

 Desarrollo Temprano

Introducción

Introducción

   

 Evaluación

Sobre el Cerebro

   

 Tratamiento

 Evaluación

   

 Sobre la lesión cerebral

Sobre Nuestro Programa

   

Sobre el cerebro

El Programa de Lectura

   

Las causas de la Lesión Cerebral

 El Programa de Matemáticas

   

Los Síntomas de la Lesión Cerebral

El Programa de Conocimientos Enciclopédicos

   

Sobre los Resultados

El Programa Físico

   

Sobre nuestros niños

Crecimiento Social

   

Sobre los adultos

Otros Programas

   

Sobre las Familias de los Institutos

Sobre las Familias de Los Institutos

 LOS INSTITUTOS PARA EL LOGRO DEL POTENCIAL HUMANO

Glenn Doman, fundador de Los Institutos

Glenn Doman, fundador de Los Institutos

Los Institutos son un grupo de instituciones sin fines de lucro fundados por Glenn Doman en 1955. Los Institutos son internacionalmente conocidos por ser pioneros en el trabajo del desarrollo cerebral del niño y por sus programas para ayudar a que niños con lesión cerebral, logren el bienestar y que los niños sanos logren la excelencia.

Históricamente, los niños diagnosticados con retraso en el desarrollo, parálisis cerebral, autismo, síndrome de Down, déficit de atención, hiperactividad, problemas de aprendizaje, dislexia y cualquier otro diagnóstico sintomático, eran considerados sin esperanza.

Miles de padres han asistido a los Institutos para aprender a ayudar a sus hijos en casa. Esos padres han probado que sin duda, los niños con lesiones cerebral no son “irremediables”,  sino que tienden un enorme potencial. Los Institutos existen para asegurar que todos los niños con lesión cerebral tengan la posibilidad de luchar por estar mejor.

El objetivo de los Institutos es lograr que los niños en esta situación, sin importar que se trate de una lesión severa, puedan recibir la ayuda para lograr la normalidad física, intelectual, fisiológica y social.

La mayoría de los niños logra alguna de esas metas y muchos de los niños logran dos de esos objetivos, otros más logran cada una de ellas y algunos no logran ninguna.

Los Institutos para el logro del potencial humano sirven a niños alrededor del mundo. La sede internacional se ubica en Filadelfia, Pennsylvania, EUA, existiendo sedes calificadas como el Instituto Europeo en Fauglia, Italia y el Doman Kenkyusho en Tokio y Kobe, Japón. Los Institutos tienen oficinas en Aguascalientes, México y en Madrid, España. Los Institutos imparten cursos para padres en Filadelfia, Italia, Japón, México, Singapur, Rusia y Australia.

Evaluación

Cuando los Institutos comenzaron no había un proceso de evaluación confiable para niños con lesión. Glenn Doman y el equipo desarrollaron el primer material confiable para evaluar a niños con problemas neurológicos. El perfil del desarrollo de los Institutos (R) mide el crecimiento y desarrollo del cerebro. Este perfil permite evaluar y hacer una comparación exacta entre el daño del niño y sus pares, brindando una taza precisa de crecimiento del niño y estableciendo una línea de partida con la que cada niño será evaluado para determinar su progreso. Cada vez que un niño regresa a los Institutos, un nuevo perfil del desarrollo es elaborado y un nuevo programa es creado basándose en dicho perfil.

 

Tratamiento

Cuando los Institutos comenzaron hace más de medio siglo, no había un tratamiento efectivo para los niños con problemas neurológicos. En su lugar, estos niños eran medicados, resguardados en casa y olvidados. Glenn Doman y su equipo recién formado, querían darle a cada niño la oportunidad de estar bien, sin importar qué tan severo fuese el daño.

Tras una cuidadosa evaluación y de la elaboración de un diagnóstico, el equipo diseñaba un programa individual que brindaría la estimulación sensorial apropiada y daría la máxima oportunidad de usar la información adquirida.

Hace cincuenta años, los niños vivían en los Institutos y llevaban a cabo el programa ahí, pero el equipo se dio cuenta que los padres podían aprender a llevar cada parte del programa.

Esto permitió a los niños permanecer en su casa con su familia y obtener mayores avances. Actualmente, todos nuestros niños hacen su programa en casa y regresan a los Institutos periódicamente para ser reevaluados y recibir un programa nuevo. El programa se diseña para tratar la lesión cerebral, no los síntomas de la lesión; el tratamiento del cerebro es efectivo, tratar los síntomas simplemente no sirve.

Acerca de lesiones cerebrales

Cuando hay lesión cerebral, el niño tendrá un problema en las  vías sensoriales  (de entrada) o vías motoras (de salida)  o incluso ambas. Cuando un niño no puede escuchar, ver o sentir adecuadamente, tampoco puede responder al mundo apropiadamente.

Lo anterior podría ser un problema, tal como lo es cuando un niño es ciego, sordo, mudo o que está paralizado o aquel que no puede usar ambos ojos apropiadamente, o carece de la facultad para definir sonidos comunes del ambiente, o es muy sensible o insensible al tacto y quizá no sea capaz de moverse, hablar o usar las manos de acuerdo a su edad.

También podría ser parte de un problema leve como cuando un niño no puede leer, escribir, o realizar problemas matemáticos de acuerdo a lo esperado a su edad o quienes carecen de balance, coordinación, lenguaje y facultades manuales.

Acerca del cerebro

Por mucho tiempo, se pensaba que el crecimiento del cerebro era estático. En su lugar, ahora sabemos que el crecimiento y desarrollo del cerebro son un proceso dinámico que cambia constantemente.

Este es un proceso que puede ser detenido, tal como en una situación de una lesión cerebral severa. Es también un proceso que puede hacerse más lento, como en una situación de lesión cerebral moderada, pero más significativamente, es un proceso que puede ser acelerado.

Todo lo que hacemos para acelerar el proceso es proporcionar estimulación visual, auditiva y táctil con mayor frecuencia, intensidad y duración de acuerdo con la manera ordenada en que el cerebro humano crece. Después se hacen los preparativos para que el niño tenga la mayor cantidad de oportunidades en el ambiente adecuado para usar y desarrollar las vías motoras.

Por más de cincuenta años, los programas de los Institutos se han basado en el hecho de que el cerebro crece al usarse. Los científicos ahora reconocen la plasticidad del cerebro humano y las más recientes investigaciones en neuroplasticidad confirman que el cerebro es increíblemente capaz de recuperarse y rehabilitarse. La vieja noción que alguna vez aseguraba que el cerebro lesionado jamás se recupera, ha sido descartada.

Causas de lesiones cerebrales

Desafortunadamente existen muchas maneras en las que el cerebro se puede dañar. Niños que presentan lesiones desarrolladas durante la gestación debido a alguna enfermedad o daño ocurrido a la madre (trauma, incompatibilidad sanguínea, sarampión, hidrocefalia, consumo de drogas o alcohol). En algunas ocasiones la madre está consciente del daño o enfermedad pero hay ocasiones en que los problemas se pueden presentar en los primeros nueve meses y no son aparentes para la madre o el médico (hidrocefalia, hipoxia).

En otras ocasiones, puede ocurrir un daño justo antes del parto (prematurez, postérmino), durante el parto (compresión del cordón umbilical, placenta previa, placenta abrupta, pérdida de sangre, parto prolongado o súbito, cesárea). Los daños pueden ocurrir también después del parto (estrés respiratorio, ictericia, convulsiones, infarto, insuficiencia cardiaca) del bebé.

Algunos niños pueden tener alguna enfermedad (encefalitis, meningitis, enfermedad de Lyme, varicela, sarampión), complicaciones quirúrgicas (insuficiencia cardiaca, hipoxia, pérdida de sangre, choque séptico) reacción a medicamentos (antibióticos, vacunas, anticonvulsivos, aspirina, agentes inflamatorios no esteroideos) o una lesión en la cabeza (caídas, accidentes automovilísticos, golpes deportivos, ahogos parciales, heridas de bala, explosiones) o una enfermedad adulta (infarto, enfermedad de Parkinson) que afectan el cerebro.

Algunos problemas genéticos pueden causar daño cerebral (Algunos síndromes como: Down, Angleman, Cri de Chat, Wolf-Hirchhorn, Miller-Dieker, Pallister-Killianm Dandy-Walker). Los Institutos no tratan problemas genéticos, pero los niños con esos problemas también presentan lesión cerebral y tiene la misma oportunidad de mejorar que cualquier otro niño con un daño. Para muchos de estos niños, sus problemas neurológicos son más significativos que sus diferencias genéticas.

Otros niños pueden tener un exceso de fluido en el cerebro (hidrocefalia), un tumor cerebral o un coágulo sanguíneo (hematoma) o craniostosis; estas condiciones requieren neurocirugía. Comúnmente, estas condiciones habrán sido tratadas antes de llegar a los Institutos, en caso de que no hayan sido descubiertos o diagnosticados, antes de la llegada del niño a los Institutos, dicha intervención será recomendada.

En algunas ocasiones el niño podría presentar deterioro progresivo del cerebro. Los Institutos no tienen un programa de tratamiento para las enfermedades degenerativas del cerebro; sin embargo, el caso de cada niño es revisado minuciosamente para determinar si los Institutos pueden ofrecer ayuda para mejorar la calidad de vida del niño.

Habrá niños que tendrán enfermedades que no se originan en el sistema nervioso central sino en el sistema nervioso periférico (lesiones en la médula espinal, polio, distrofia muscular); los programas de los Institutos no pueden ayudar en estos casos.

Independientemente de la afección inicial que provoque la lesión cerebral, un factor primordial es la disminución de oxígeno en el cerebro, siendo éste el principal alimento de dicho órgano. Si el flujo de oxígeno es interrumpido o disminuido por cualquier razón, el cerebro sufrirá.

Síntomas de lesión cerebral

Cuando el cerebro es dañado hay bastantes síntomas relacionados ya que el cerebro está a cargo de todas las funciones. Cuando el cerebro está desorganizado, pueden presentarse síntomas que van de lo atemorizante (convulsiones, rigidez, enfermedades severas, déficit en el desarrollo) a lo bizarro (gritos, acciones repetitivas, mordiscos, olfateos y chupeteo inapropiado) y a cientos de síntomas que pueden parecer extraños, graciosos o inexplicables.

A muchos niños con lesión, se les diagnostica a partir de estos atemorizantes o bizarros síntomas, en lugar de ofrecer un diagnóstico basado en una evaluación cuidadosa del cerebro. Un diagnóstico sintomático puede llevar a tratar los síntomas mientras se ignoran el verdadero problema que reside en el cerebro.

Sin importar lo extraño o difícil que sea un síntoma, siempre hay una razón para que se presente. Una vez que los padres saben evaluar a su propio hijo y comprenden el perfil de desarrollo, varios de estos síntomas inexplicables cobran sentido, pero una vez que se estimula el cerebro adecuadamente, los síntomas disminuyen o desaparecen.

Acerca de los resultados

No hay nada más importante en la vida de un niño con lesión cerebral, que verlo mejorar cada día. Constantemente se dice que no hay “curas” para las lesiones cerebrales, y claro, es verdad. La palabra “cura” no es apropiada en este contexto. Para la mayoría de los niños, la lesión cerebral no es una enfermedad progresiva, por el contrario, el incidente que causó la lesión queda atrás y lo que queda es un cerebro que necesita ayuda. Nuestro trabajo es, sin importar el grado de lesión, llevar a los niños al máximo punto de funcionamiento del cerebro de acuerdo a las posibilidades de crecimiento y desarrollo cerebral. En este sitio web, se puede acceder a un resumen de estos resultados que se han obtenido desde 1998.

Acerca de nuestros niños

Los niños con una profunda lesión cerebral pueden ser ciegos, sordos, mudos o estar paralizados. Pueden presentar problemas de absorción gástrica, respiratorios e incluso de sobrevivencia. Incluso pueden presentar todos estos problemas a la vez. Los niños con una severa lesión cerebral pueden presentar serios problemas visuales, auditivos, táctiles, de movilidad, discurso y manuales, incluso pudiendo presentar cada uno de estos problemas.

Los niños con una lesión cerebral moderada pueden tener problemas significativos en todas o en una de las vías motoras o sensoriales. Los niños con lesión mesoencefálica, posiblemente presenten problemas de lectura, aprendizaje, comportamiento, equilibrio, coordinación, discurso y/o escritura.

La mayoría de estos niños tendrán alteraciones significativas en su salud presentando enfermedad crónica de la vía respiratoria superior, reflujo, asma, problemas nutricionales, intolerancia alimenticia y/o alergias. Las edades de las personas con lesión cerebral que son admitidos en los programas de los Institutos fluctúan desde el nacimiento hasta la edad adulta. Nunca se rechaza la admisión de niños o adultos a nuestros programas debido a la severidad de su lesión.

Acerca de los adultos

El enfoque principal han sido los niños, sin embargo los Institutos comenzaron su trabajo con adultos hace cincuenta años. Estos pacientes eran primordialmente adultos mayores que habían tenido infartos o adultos jóvenes con trauma encefálico. Los Institutos han continuado ofreciendo ayuda a cualquier adulto que ha perdido habilidades debido a lesiones cerebrales.

Acerca de las familias de los Institutos

Por alrededor de medio siglo, familias de más de 120 países han encontrado apoyo en los Institutos. Las familias de los Institutos representan todas las razas, religiones y credos en el planeta.

Hay una gran variedad de antecedentes, idiomas y culturas entre las familias, pero todas ellas tienen una extraordinaria devoción por sus niños, quienes son su prioridad. Están comprometidos con hacer todo lo posible para ayudarlos a desarrollar su potencial o por restaurar sus habilidades tras una lesión cerebral.

Desarrollo Temprano

Los Institutos son un grupo de instituciones sin fines de lucro fundados por Glenn Doman en 1955. Los Institutos son internacionalmente conocidos por ser pioneros en el trabajo del desarrollo cerebral del niño. Su objetivo es ayudar a todos los niños a lograr la excelencia intelectual, física y social.

Los Institutos para el desarrollo del potencial humano sirven a niños alrededor del mundo. La sede internacional se ubica en Filadelfia, Pennsylvania, EUA, existiendo sedes calificadas como el Instituto europeo en Fauglia, Italia y el Doman Kenkyusho en Tokio y Kobe, Japón. Los Institutos tienen oficinas en Aguascalientes, México y en Madrid, España. Los Institutos imparten cursos para padres en Filadelfia, Italia, Japón, México, Singapur, Rusia y Australia.

Cuando los Institutos comenzaron hace más de cincuenta años, se pensaba que los niños más pequeños no podían aprender mucho. Muchos pensaban que la inteligencia era genéticamente determinada y no modificable. Glenn Doman y su recién formado equipo cuestionaron esta idea, propusieron que el cerebro tiene un enorme potencial y que éste no se estaba aprovechando. Querían dar a los niños la oportunidad de ser quienes ellos quisieran ser.

Acerca del cerebro

Por mucho tiempo, se pensaba que el crecimiento del cerebro era estático. En su lugar, ahora sabemos que el crecimiento y desarrollo del cerebro son un proceso dinámico que cambia constantemente.

Este es un proceso que puede ser detenido, tal como en una situación de una lesión cerebral severa. Es también un proceso que puede alentarse, como en una situación de lesión cerebral moderada, pero lo más significativo es que es un proceso que puede ser acelerado.

Todo lo que hacemos para acelerar el proceso es proporcionar estimulación visual, auditiva y táctil con mayor frecuencia, intensidad y duración de acuerdo con la manera en que el cerebro humano crece. Después se hacen los preparativos para que el niño tenga la mayor cantidad de oportunidades en el ambiente adecuado para usar y desarrollar las vías motoras.

Por más de cincuenta años, los programas de los Institutos se han basado en el hecho de que el cerebro crece al usarse. Los científicos ahora reconocen la plasticidad del cerebro humano y las más recientes investigaciones en neuroplasticidad confirman que el cerebro es increíblemente capaz de recuperarse y rehabilitarse. La vieja noción que alguna vez aseguraba que el cerebro lesionado jamás se recupera, ha sido descartada.

Evaluación

Cuando los Institutos comenzaron no había un proceso de evaluación confiable para niños con lesión. Glenn Doman y el equipo desarrollaron el primer material confiable para evaluar a niños con problemas neurológicos. El perfil del desarrollo de los Institutos TM mide el crecimiento y desarrollo del cerebro. Este perfil permite evaluar y hacer una comparación exacta entre el daño del niño y sus pares. Esto brinda una taza precisa de crecimiento del niño y establece una línea de partida con la que cada niño será evaluado para determinar su progreso.

Nuestro trabajo es llevar a cada niño a su más alto nivel funcional a partir de nuestros conocimientos del desarrollo y crecimiento cerebral.

Acerca de nuestro programa

El trabajo de los Institutos comenzó en 1955 con niños y adultos con lesión cerebral severa. Para 1963, los Institutos empezaron a enseñar a leer a niños de 2, 3 y 4 años con lesión cerebral severa, quienes no sólo resultaron ser capaces de leer y comprender sino que también se hicieron amantes de la lectura y esto cambió sus vidas. Para ese momento, el equipo de los Institutos notó que estos niños lograban un mejor avance intelectual al compararlos con algunos niños sanos. ¿Qué significaba esto? Claramente, los niños sanos no estaban siendo estimulados tanto como es posible.

Programa de lectura

Glenn Doman escribió ¿Cómo enseñar a leer a tu bebé? En 1963 y esto fue el inicio de una sutil revolución que continúa hasta hoy. Millones de padres han leído el libro e incontables bebés y niños pequeños han comenzado un camino a la excelencia intelectual gracias a ello. Por más de cincuenta años, los padres han enseñado a leer a sus hijos.

Programa de matemáticas

Nuestro trabajo para el crecimiento intelectual continuó y años después descubrimos que a los niños les encanta el lenguaje de las matemáticas. Estábamos impresionados cuando descubrimos que los bebés podían distinguir fácilmente cantidades sin usar símbolos, hecho que nos llevó a desarrollar nuestro programa matemático y eventualmente al libro ¿Cómo enseñar matemáticas a tu bebé?

Incluso en hogares en los que ni la madre ni el padre tenían habilidades matemáticas, los bebés podían realmente disfrutar las matemáticas mientras fueran presentadas de manera lógica y entusiasta.

Programa de conocimiento enciclopédico

Los maravillosos niños con lesión cerebral progresaban en la lectura y matemáticas, enseñándonos que los niños pequeños pueden aprender cualquier cosa que queramos enseñarles de forma honesta, fáctica y entusiasta. Empezamos a enseñar a nuestros niños acerca del mundo a su alrededor – insectos, mamíferos, reptiles, aves, peces, árboles y plantas. Los niños descubrieron el mundo del arte, las obras maestras, historia y ciencia; lo que nos mostró que el cerebro es el único contenedor que entre más reciba, más contiene.

Hemos aprendido tanto y mientras los padres enseñan a sus hijos, reciben una segunda educación que en muchas ocasiones es más interesante y útil que la primera educación.

Programa físico

La motricidad y movilidad son esenciales en la vida. Al nacer, el ser humano ya tiene la habilidad de mover brazos y piernas vigorosamente, también el bebé puede moverse hacia adelante sobre su abdomen, pero actualmente, se dan pocas oportunidades para que los bebés puedan hacerlo y entonces, se pierde dicha habilidad. Los Institutos han demostrado que la movilidad temprana es esencial para el bebé y para que posteriormente ésta se desarrolle. El programa físico está planeado cuidadosamente para mostrar a los padres cómo crear un ambiente ideal para esta etapa y motivar al bebé a moverse para que eventualmente adquiera las habilidades para correr, nadar y obtener funciones más sofisticadas como las necesarias para la gimnasia.

Crecimiento social

Las habilidades intelectuales y físicas son esenciales para el bienestar de los niños y éstas tienen que estar equilibradas con las habilidades sociales. Incluso los niños pequeños piden saber qué se espera de ellos, qué conducta deben mostrar en la familia y qué se necesita y quiere de ellos para ser un miembro de su familia y de la sociedad. Este es un programa claro y propositivo diseñado para el crecimiento social de cada niño, pues es una parte para lograr la excelencia. El tiempo y la energía son necesarios para contribuir a este desarrollo para hacerlos seres seguros, capaces e independientes.

Otros programas

A través de todos los años enseñando a los padres, hemos descubierto que los niños pueden aprender cualquier cosa que sea enseñada con amor y alegría. La música y los idiomas están entre los programas más importantes.

Acerca de las familias de los Institutos

Por alrededor de medio siglo, familias de más de 120 países han encontrado apoyo en los Institutos. Las familias de los Institutos representan todas las razas, religiones y credos en el planeta.

Hay una gran variedad de antecedentes, idiomas y culturas entre las familias, pero todas ellas tienen una extraordinaria devoción por sus niños, quienes son su prioridad. Están comprometidos con hacer todo lo posible para ayudarlos a desarrollar su potencial o por restaurar sus habilidades tras una lesión cerebral.

 Email this to someoneShare on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Share on LinkedInShare on StumbleUponPin on Pinterest