Caleb: Una historia de éxito de parálisis cerebral.


Por Spencer Doman 

Parálisis cerebral: No le digas a Caleb que no puede mejorar

porque él no te creerá

Caleb and his MomCaleb y su mamá

Cuando a los padres de Caleb les dijeron que su hijo tenía  parálisis cerebral, los médicos dieron un pronóstico sombrío con un futuro que parecía frágil.  Su madre, que trabaja en la industria del cuidado de la salud, estaba sorprendida por el diagnóstico y el pronóstico que se le dio.

A pesar de las trágicas noticias recibidas, sus padres se negaban a aceptar que Caleb no pudiera mejorar ni progresar e hicieron planes para asistir al curso ¿Qué hacer por tu hijo con lesión cerebral? El padre de Caleb, asistió primero al curso cuando su hijo tenía 2 ½ años. Caleb era totalmente incapaz de moverse y decía sólo algunas palabras. Su padre comenzó a implementar el programa de los Institutos y se aseguró de que Caleb tuviera oportunidad de estar en el piso y boca abajo para llevarlo por el camino a gatear. 

Caleb and his Dad

Caleb y su padre hacen un gran equipo.

Sus padres comenzaron a observar un progreso inmediato y su madre hizo planes para asistir al siguiente curso dos meses después. Para cuando asistió al curso, Caleb ya había mostrado avances significativos. Desde el comienzo del curso, justo 2 meses antes, él había comenzado a gatear y arrastrarse hasta 40 metros por día.

La madre de Caleb habla de su experiencia en el curso.

Inmediatamente después de asistir al curso, los padres trajeron a Caleb a los Institutos para  una sesión inicial. Caleb fue evaluado y el equipo estaba muy impresionado con sus progresos. El equipo diseñó un nuevo programa de tratamiento doméstico para Caleb, éste incluía un programa de nutrición, un programa físico extendido para mejorar su motricidad y también un programa de lectura para que Caleb lograra leer.

Caleb at the Institutes

Caleb y sus padres en su más reciente visita a los Institutos.

Caleb y sus padres regresaron a los Institutos para su segunda visita. Caleb  continuaba inspirando a sus padres y al equipo con su arduo trabajo y su maravilloso progreso. Ahora está gateando cerca de 100 metros diarios por toda la casa, gatea a través de una habitación con facilidad, para llegar a donde quiere o tomar lo que quiere (¡normalmente un libro!). Caleb aprendió a leer muy velozmente y ama presumir su habilidad de lectura a la familia, él tiene ahora 3 años y está comenzando a leer libros cortos de forma independiente y ha pasado de decir pocas palabras a usar hasta 20 palabras y frases pequeñas.

La madre describe los avances de Caleb después de que el programa comenzó.

Caleb ha tenido progresos significativos y a pesar de que ha estado en el programa menos de un año, ya está gateando, comprendiendo como alguien de su edad, leyendo y hablando. La madre dice” Hemos visto milagros a diario, pero estamos observando grandes milagros ahora, así que me lo imagino caminando en un futuro cercano… Él va  ser un niño normal.”

Le mandamos saludos a Caleb y su familia por su trabajo arduo y su determinación. Vemos a futuro que Caleb continuará con su camino al bienestar.

Caleb with his Family

Caleb tiene el mejor equipo de terapeutas del mundo, su maravillosa familia.