Fumio: Distrés y retraso del crecimiento.


Por Janet Doman

Fumio casi no lo lograba.

Resultado de imagen para fumio iahp

Fumio y Glenn tuvieron una afinidad natural desde el principio.

Al nacimiento, Fumio carecía de los reflejos básicos que debe tener un recién nacido y no se esperaba que viviera. Estaba muy débil para succionar y tragar, fue hospitalizado y alimentado por sonda durante los primeros tres meses de vida. Mientras sus padres veían a su hijo luchar por respirar y por hacer lo que otros niños hacían sin esfuerzo, comenzaron a buscar ayuda y esto los llevó a los Institutos.  

Después de saber sobre los Institutos, los padres de Fumio hicieron planes para traerlo y ser evaluado por el equipo que le prescribió un Programa de tratamiento intensivo en casa.

FumioAtInstitutes1

Fumio en su primera visita a los Institutos.

En su evaluación inicial, él no podía caminar a través de la habitación sin tropezarse o caer, no podía hablar y tenía problemas respiratorios significativos. Los padres diseñaron un programa doméstico intensivo con Fumio que realizaron diariamente. Comenzó un programa de gateo y arrastre que le proporcionaba mejor organización neurológica.

Los padres de Fumio fueron adiestrados sobre cómo diseñar un programa de estimulación intelectual para él y a Fumio, le encantó.

Su tratamiento incluía un programa nutricional para asegurar que estuviera suficientemente saludable para llevar el programa y para crear un mejor ambiente psicológico para el cerebro. Los padres de Fumio fueron adiestrados sobre cómo diseñar un programa de estimulación intelectual para él, que incluía lectura, escritura, aprendizaje matemático y obtención de conocimientos enciclopédicos del mundo alrededor de él. A Fumio le encantó todo eso.

El programa que fue desarrollado originalmente para Fumio, es hoy en día un programa salva vidas para niños con lesiones alrededor de todo el mundo.

Fumio, como la mayoría de los niños con lesiones cerebrales, tenía problemas respiratorios severos. Estos problemas respiratorios hacían que su cerebro no recibiera la suficiente cantidad de oxígeno, lo cual es vital para el crecimiento cerebral y el desarrollo cognitivo. Glenn Doman y el equipo de los Institutos, buscaron nuevas maneras que pudieran ayudar a Fumio a respirar mejor. El programa que fue desarrollado originalmente para él, es hoy en día un programa salva vidas para niños con lesiones alrededor de todo el mundo.

FumioStomach

Fumio y su hermana mayor muestran su distensión abdominal, lo que era síntoma de inmadurez respiratoria.

Fumio prosperó con este nuevo programa. Su respiración mejoró y con ello, también progresó fisiológica, intelectual y físicamente. Este niño comenzó a vivir, a respirar y a funcionar normalmente. Cuando Fumio cumplió 5 años, él le escribió a Glenn Doman una carta.

En esa carta, él decía que pensaba que estaba listo para graduarse. Glenn y el equipo evaluaron a Fumio y ellos acordaron que muy pronto estaría listo y bien como para graduarse de su programa doméstico y asistir a la escuela con niños de su edad.

Cuando Fumio tenía 5 años, era inteligente y maduro. Hizo una petición especial como graduado, él preguntó a sus padres y al equipo si podría asistir a la Escuela internacional del Instituto Evan Thomas en el campus del  Instituto en Filadelfia.

Su deseo fue cumplido.

A los 5 años Fumio regresó a Filadelfia pero ahora para asistir a la escuela.

A los 5 años aplicó para una visa de estudiante y le fue expedida.  El departamento de estado de Estado Unidos dijo que él era el estudiante más joven en recibir una visa estudiantil. Él viajó solo desde Tokio hasta Filadelfia para asistir a la Escuela internacional. No hablaba inglés y nunca antes había ido a una escuela de ningún tipo y estaba a más de 8 mil millas lejos de casa.

Esperábamos que quisiera estar 8 a 12 semanas si todo salía bien, por el contrario, Fumio pasó los siguientes 3 años como estudiante de intercambio en la escuela.

FumioWithBill

Dos hombres extraordinarios: En los Institutos, Fumio tuvo la oportunidad de aprender de  Bill Jhontz,

uno de los mejores maestros del siglo XX.

FumioWithClass

Fumio y sus compañeros dan la bienvenida a nuestra más grande benefactora, Liza Minelli.

Ellos la amaron y ella los amó.

En el Instituto Evan Thomas, Fumio se hizo amigo de cada uno de los estudiantes y pudo conocer a cada familia. Sus compañeros también crecieron en el programa de los Institutos para niños sanos y eran lectores, escritores y matemáticos precoces, tal como él.

FumioKimono

¡Kimono y ropajes! Fumio y sus compañeros son invitados a asistir al baile de gala anual

Adelle Davis en los Institutos.

El Centro Infantil no está lejos del Instituto Evan Thomas, un atajo desde los Institutos te lleva de uno al otro. Sin embargo esto también puede significar un largo camino. Fumio y ahora muchos otros, han recorrido el viaje completo labrando su propio camino al bienestar.

Fumio estaba en una excelente condición física, ya completaba el difícil trepado en la cuerda vertical, lo que es parte del curso de Desarrollo humano.

Después de su maravillosa estancia en el Instituto Evan Thomas, Fumio regresó a casa a Japón para continuar con su educación. Después de graduarse de la universidad, se convirtió en ingeniero, tal como su padre. Él creó una maravillosa vida para sí mismo, está felizmente casado y ahora tiene 2 hijos, una hija y un hijo. Glenn Doman siempre creyó que los niños deberían estar en los hombros de sus padres y Fumio cree lo mismo y lo hace con sus propios hijos.

FumioWithChild

Fumio y su hija.

En el año 2012, Fumio volvió a Filadelfia para asistir al cumpleaños 93° de Glenn Doman. Ambos se reunieron para la celebración.

Reunion1

Fumio y sus padres felicitan a Glenn en su aniversario 93° y le presenta a su hijo e hija por primera vez.

Reunion2

Janet Doman, Susan Aisen, y Katie Doman se despiden de Fumio, su esposa y su familia. Están listos para

dejar su casa en Filadeslfia y regresar a su casa en Japón, pero esto no termina,

es otro comienzo para Fumio y su maravillosa familia.