Historia de éxito Trisomía 21: Kosei


Por Janet Doman

Kosei: Trisomía 21 versus estimulación y oportunidad.

Kosei hace su propio camino al éxito, los genes no pueden cambiar, pero las vidas sí.

Kosei luchó por nacer en un parto prolongado que finalmente terminó en cesárea. Él era incapaz de succionar y necesitó ser alimentado en forma intravenosa en su primera semana de vida. Después de examinar a Kosei, fue diagnosticado con trisomía 21y parecía estar destinado a desarrollarse poco y lentamente.


trisomy 21 success storyLa madre de Kosei, tenía otra opinión, después de leer el libro ¿Cómo enseñar a leer a tu bebé? cuando su hijo tenía sólo 18 meses de edad, ella  comenzó a enseñarlo a leer.

Cuando él tenía 30 meses de edad, su madre aprendió sobre el curso ¿Qué hacer con tu hijo con lesión cerebral? presentado en Kobe, Japón y  se empeñó en tomarlo. Kosei estaba retrasado en relación a los chicos de su edad, física y lingüísticamente. Durante el curso, sus padres se dieron cuenta que padecía una lesión moderada y aprendieron a tratarlo en forma exitosa en casa.

La madre de Kosei y su padre pasaron mucho tiempo utilizando lo aprendido. Pidieron una cita para Kosei en los Institutos justo después de su cuarto cumpleaños.

En su visita inicial, Kosei comprendió que su entendimiento era el mismo que el de los niños de su edad y que estaba mucho más avanzado que otros puesto que ya leía. Su motricidad y su lenguaje mejoraron significativamente, podía correr 300 metros sin detenerse y estaba empezando a hablar en oraciones. Los Institutos diseñaron un Programa de tratamiento intensivo para que la familia de Kosei lo llevara a cabo en casa.

                              trisomy 21 success story                     

trisomy21-kosei-kosei-suit

Para cuando Kosei cumplió 6 años de edad, estaba por arriba del nivel de otros niños tanto física como intelectualmente. Estaba leyendo libros de su materia favorita: historia. Además, podía correr largas distancias.

Kosei fue invitado a asistir a la Escuela internacional, un programa piloto de los Institutos para niños que han sido beneficiados con el programa desde el nacimiento.

Kosei se reunió con los alumnos de la Escuela internacional en su primer biatlón. Podía andar en bicicleta 10 kilómetros y corría 5 kilómetros sin detenerse junto con los otros niños. Disfrutaba las clases de matemáticas avanzadas, ciencias, computación, literatura inglesa y también las etimologías Greco-latinas, siendo además instruido en un segundo idioma, el inglés.

       trisomy21-kosei-completes-biathlon

trisomy21-kosei-sunglasses

Kosei estudiaba música y comenzó a tocar el violín, incluso escribió un libro en Filadelfia. Se hizo gimnasta y aprendió a hacer ruedas de carro y a pararse de manos.

trisomy21-kosei-exchange-student

Kosei fue aceptado en el Escuela internacional como estudiante de  intercambio y en la foto aparecen en la presentación de El Mercader de Venecia de William Shakespeare.

Al finalizar el año escolar, Kosei se graduó del Programa intensivo de los Institutos. Después de regresar a Japón, Kosei tomó la prueba para ser admitido en una escuela privada, hizo un excelente trabajo y fue aceptado. Disfrutó la vida escolar haciendo muchos amigos y siendo de los primeros en la clase en lectura y escritura.

trisomy21-kosei-parents-glenn-doman

Kosei y sus padres en los Institutos con Glenn Doman

Después de graduarse de la educación secundaria, Kosei pasó el examen de admisión para la preparatoria que él eligió. Disfrutó esos tres años e incluso tomó el reto de Kentai, una certificación en Kanji, inglés e historia.

Kosei fue entrevistado por la universidad de su elección y pasó el examen de admisión. A los 18 años comenzó los estudios universitarios en Historia japonesa, una materia que él ha estado estudiando desde que tenía 3 años.

trisomy21-kosei-uniform

Kosei en la preparatoria

trisomy21-kosei-now-university

Kosei asistiendo a la universidad de su elección, después de aprobar los exámenes de admisión.

Kosei está por graduarse de la universidad el próximo año y planea tener una carrera en la materia que ama. Está muy agradecido con su madre, quien le enseñó a leer desde muy joven y se aseguró de que sobresaliera en sus estudios desde el principio.

Bien hecho Kosei. Estamos encantados por todos los logros que has alcanzado, pero no nos sorprende. Te mandamos saludos.