Parálisis cerebral, retraso del desarrollo y epilepsia: Dennis desafía todas esas etiquetas.


Los padres de Dennis se percataron de que el pequeño tenía un problema cuando tenía 6 meses de edad. No era capaz de mantener la cabeza por sí mismo y no ganaba peso. A los 11 meses de edad, comenzó a presentar convulsiones por lo que se le prescribieron múltiples anticonvulsivos. Buscando diferentes maneras de ayudarlo, sus padres consultaron a varios médicos y terapeutas. Se le diagnosticó con parálisis cerebral, retraso severo del desarrollo y epilepsia.

El bebé Dennis estaba atrasado en cuanto a cumplir objetivos de desarrollo.

La madre afirma “Durante los primeros años de vida, estuvimos yendo a fisioterapia y otras terapias y tomaba 5 medicamentos diferentes para detener las convulsiones. Los resultados no eran nada especial.”

Cunado Dennis tenía cinco, un amigo qu recién jabía escuchado de Los Institutos para el Logro del Potencial Humano, se lo comentó a la mamá de Dennis. Ella buscó inmediatamente información acerca de Los Institutos y conoció el curso “¿Qué hacer por tu hijo con lesión cerebral?”. Los padres de Dennis se inscribieron rápidamente al curso y acudieron a él en Fauglia, Italia. A pesar de que Dennis tenía cinco años, cronológicamente tenía el nivel de un pequeño de 6 meses de edad en casi todas las funciones.

Los pares fueron a casa y comenzaron el programa inmediatamente basándose en lo que habían aprendido en el curso. Seis meses después, regresaron a Los Institutos para que el equipo evaluara a Dennis y así recibiera un programa de tratamiento diseñado para él. A los padres se les enseñó a hacer un programa físico efectivo, éste se enfocaba en dar a Dennis muchas oportunidades para que a los largo del día pudiera reptar.

Dennis repta por una superficie inclinada y aprende acerca de los primates cuando llega a la meta.

 

Los padres comenzaron estimulación táctil también, esto permitió al cerebro experimentar el movimiento de patrón cruzado, que es el patrón utilizado para reptar y le dio una sensación completa y consistente. Otra estimulación incluyó el programa intelectual inicial, el programa de lectura. Iniciaron un programa de nutrición especializada para mejorar su energía y sueño, así como para mantenerlo sano y fuerte.

 

Un gran comienzo: Denis comienza a reptar, las convulsiones disminuyen y aprende a leer.

Primero, Dennis comenzó a reptar en un piso inclinado y luego a gatear en el piso convencional. Presentó convulsiones en menor cantidad e intensidad; también ganó peso y se fortaleció. Le encantaba aprender a leer y sus padres vieron que empezaba a leer por sí mismo.

 

Resultados psicológicos: Mejor sueño, apetito y alerta.

Tras 18 meses en un programa de tratamiento en casa, Dennis es un niño completamente diferente. Bajo el cuidado de su doctor, los padres de Dennis han podido dejar e administrar 4 de 5 anticonvulsivos. Con ayuda médica, continuarán trabajando para eliminar la última medicación. Él es más fuerte y ahora puede gatear 50 metros al día. Los padres dicen “Sus manos son mucho más útiles ahora”, pues su función manual ha mejorado mucho.

Dennis ama aprender, es una parte integral de cada aspecto de su programa.

Dennis es inteligente: Está leyendo por encima del nivel de su edad actualmente, conoce más de 3,000 bits de inteligencia y estudia matemáticas.

Gracias a su programa de nutrición, su madre reporta “Ya no padece estreñimiento, come mucho mejor ahora y duerme muy bien. Está siempre tan alerta en relación a lo que está cerca de él.” Intelectualmente, sus padres afirman que es brillante. Después de enseñarle a leer, incluyeron un programa de matemáticas y conocimiento enciclopédico, dicen que “¡Dennis lee al nivel de un niño de 10 años, resuelve matemáticas y conoce más de 3,000 bits de inteligencia! Es muy maduro en tantos aspectos, además es inteligente y sociable, quiere tener éxito en la vida.”

 

¿Qué ven los padres de Dennis en un futuro? “Lo mejor, logrará su potencial absoluto. Muchas gracias a Los Institutos.”

 

 Sus padres ya no leen para Dennis, sino que él lee sus libros independientemente.

Dennis y sus padres continúan trabajando día a día, ha recorrido un largo camino. Sin duda habrá retos por enfrentar para Dennis, aún repta, camina y corre pero intelectualmente está excelente, no hay retraso del desarrollo. Sus convulsiones se han reducido a una fracción de lo que eran. Felicitamos a Dennis y sus padres por su gran esfuerzo y determinación. Estamos ansiosos por conocer las victorias futuras de Dennis.

Dennis tiene el corazón y encanto que mantiene a su familia luchando y ganando la batalla día a día.