¿Qué se dice de los bebés que aprenden un idioma extranjero?


Por Janet Doman.

Para un bebé nacido en Londres hoy, el inglés es una lengua extranjera tanto como lo es el francés, el mandarín o el swahili. El bebé dominará su primer (y más importante) lenguaje extranjero en unos cuantos años. ¿Cómo hacen eso nuestros bebés y cómo podemos formar un ambiente para que el bebé enriquezca su lenguaje y habilidad para comunicarse?

Resultado de imagen para baby iahp

Los bebés muy jóvenes son genios en casusas y efectos.  Constantemente empujan los límites para conocer qué sirve y qué no y  no hay un área en donde esto sea aplicado con mayor precisión y determinación que en la creación del lenguaje.

Consideremos al pequeño Derek

Cuando Derek tenía cinco semanas, su madre le preguntaba: “Derek ¿tienes hambre?” Tras una breve pausa, él sacaba la lengua y emitía un leve pero audible jadeo, se veía y sonaba como un hombre muriendo de sed en el desierto. Uno se pregunta ¿cómo un bebé de cinco semanas podía saber que esta era la clásica representación de un hombre muriendo de sed?

La respuesta, claro, es que él no lo sabía, pero tiene hambre y como tiene un sistema respiratorio inmaduro, no puede hacer un sonido específico para advertirnos lo que quiere y necesita. Así que hace la siguiente cosa que es mejor: hace pantomima.

Su respuesta es totalmente consistente. Si tú observas a su madre al alimentarlo y después pregunta “Derek ¿tienes hambre?” él lucirá satisfecho y feliz. Esto nos vuelve locos, los adultos siempre queremos respuestas; pero los bebés son pragmáticos. Cuando tienen necesidades, responderán haciendo un sonido o señal, si se han resuelto sus necesidades, lo demostrarán al  lucir satisfechos.

Resultado de imagen para baby iahp

Esta apariencia de satisfacción es una respuesta, es un “No gracias, estoy bien por ahora.”

Frecuentemente los adultos queremos un “sí” o un “no” como respuesta. Lucir satisfechos, que es un “no” como respuesta, no es suficiente para nosotros. A veces cuando los adultos no entendemos esto, pueden creer que el “sí” que recibieron como respuesta, no fue real pero sí imaginario y se pone menos atención a lo que el bebé quiere comunicar.

Sonidos específicos

Para cuando Derek tenía nueve meses, indicaba que quería comer diciendo: “Chi-chis, chi-chis” y su mamá lo alimentaba con leche materna. Ahora podía hacer un sonido específico porque su respiración había madurado. Sin embargo, el mensaje era idéntico al que estaba mandando desde las cinco semanas de nacido.

Pasó el tiempo y Derek era ahora un niño pequeño que había sido alimentado con cariño. Un día cuando tenía tres años entró a la cocina en donde estaba su mamá preparando la cena y dijo: “¡Quiero comer, quiero comer!” Su madre le hizo notar que todos tenían hambre y después de que la cena se preparara y se comiera, si él quería, ella podría alimentarlo con leche materna, pero tendría que esperar. Entonces comenzó a cantar  “Chi-chis, chi-chis” y su madre hizo caso omiso a esta situación. Su hermana de ocho años jaló del brazo a su madre  y señaló a Derek, quien se había sentado en medio de la cocina con la boca abierta, la lengua colgando y haciendo un leve jadeo. Su hermana se rio y dijo “Sí, retomará lo que antes funcionaba.” Esto es precisamente lo que sucedía, retomaría lo que antes había funcionado.

La escucha es vital

Si la madre está viendo y escuchando a su bebé, recibe el mensaje y responde de alguna manera y el bebé se emociona porque lo ha logrado y piensa: “Hay vida inteligente en la tierra después de todo.” Él usará este método para comunicarse de nuevo ya que funcionó previamente.

Así que el primer ingrediente en el programa para ayudar en la comunicación del bebé es que debes estar escuchando, debes estar alerta para escuchar lo que tu bebé trata de decirte. Comienza este proceso desde el nacimiento, cada día sus sonidos irán cambiando; cuando tu bebé sabe que lo escuchas, hará su mayor esfuerzo para comunicarse lo más posible. Entre más haga, más habilidoso se volverá. A través del gateo se construye un  pecho más amplio, lo que permitirá que su respiración mejore y le facilitará la emisión de sonidos.

Una vez que la madre entiende que todos los sonidos que hace el bebé son lenguaje, entonces habrá muchas formas en que ella pueda ayudarle a usar sus sonidos para comunicarse. Por ejemplo, hay ciertas cosas que ella pregunta al bebé una y otra vez a lo largo del día: “¿Cómo estás?”, “¿Tienes hambre?”, “¿Tienes sueño?”, “¿Estás mojado?” Hay otras frases que la madre también repite: “Te amo”, “Estos son tus deditos”,  “Esta es tu nariz.” Hay instrucciones simples que la madre da al bebé: “Abre tu boca”, “Mira a tu papá”, “Empuja con tus pies.” Algunos saludos también son expresados: “Buenos días”, “Hola”, “Adiós.” Como el bebé escucha esto constantemente, se vuelven las primeras palabras que él comienza a decodificar y a entender, pero incluso antes de entender por completo estos mensajes, él trata de responder.

Resultado de imagen para babies iahp

Sé consistente

En esta etapa temprana necesitas ser consistente acerca de la forma en que le hablas a tu bebé. Cuando el bebé escucha estos saludos, preguntas, afirmaciones e instrucciones simples de la misma forma a diario, puedo reconocerlas. Lo ayuda a aprender las reglas de conversación, siendo la escucha la primera regla.

 

Dejar un Comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *