Síndrome Rubinstein-Taybi: Historia de éxito Ester


Ester supera todas las predicciones hechos acerca de su condición genética

A los 3 meses de edad, Ester fue diagnosticada con una rara condición genética llamada síndrome Rubinstein-Taybi. Sus doctores predijeron que tendría problemas físicos e intelectuales. Tenían pocas respuestas para los padres acerca de cómo ayudarla.

Los pronósticos de los médicos no eran buenos.

Cuando Ester tenía 9 meses, su madre encontró el libro “¿Qué hacer por tu hijo con lesión cerebral?” por Glenn Doman e inmediatamente comenzaron el programa de lectura.

Los médicos daban un pronóstico pobre Ester

A dos meses de comenzar, Ester ya reptaba para transportarse.

A los 12 meses de edad, Ester seguía sin poder reptar, así que sus padres siguieron lo que habían aprendido y elaboraron un piso inclinado para enseñarle a reptar. A dos meses de comenzar, Ester ya reptaba para transportarse. Cuando Ester tenía 17 meses, sus padres asistieron al curso “¿Qué hacer por tu hijo con lesión cerebral?” Para ese momento, Ester no sólo reptaba sino que también gateaba. Aún no podía caminar y tenía problemas visuales.

La pequeña Ester se desarrollaba lentamente en relación a su movilidad y su habilidad para usar los dos ojos al mismo tiempo también era pobre.

Después de mucho gatear, Esther comenzó a caminar por primera vez.

Después de asistir al curso, los padres comenzaron un programa consistente e intenso en casa. Algunos de los elementos de su programa consistían en gatear sobre manos y pies por más de 800 metros al día, un programa táctil para mejorar el patrón de movimiento, un minucioso programa nutricional y un programa de lectura más sofisticado. Agregaron un programa de matemáticas para que Ester comenzara a comprender el lenguaje matemático. Tras completar cientos de metros de gateo ¡Ester comenzó  caminar! Una vez que caminó, los padres continuaron con 3km de caminata diaria.

La madre de Ester dice: “Hemos visto grandes mejoras en su movilidad. Creo que si no hubiéramos hecho el programa, Ester no habría aprendido a caminar e incluso si hubiera aprendido, su caminata no habría sido normal.”

Ahora, Ester camina kilómetros ininterrumpidos fácilmente

Ester aprendió a leer fácilmente

Es aún más impresionante la habilidad de Ester para leer. Aprendió a leer palabras y enunciados. Ha comenzado a leer libros con una excelente comprensión. Le fascina mostrar su increíble habilidad para leer. En este video, Ester lee un libro hecho en casa mientras su madre graba:

*|YOUTUBE:[$vid=2ElmTi1atpk]|*

“Lo mejor es que el equipo jamás pone un límite al potencial de tu hijo.”

En retrospectiva en relación a su experiencia en Los Institutos, la madre de Ester dice que  “cada persona tiene atención personalizada y el equipo de Los Institutos pasa mucho tiempo asegurándose de que vayas a casa con un programa que beneficie a tu hijo. Lo mejor es que el equipo jamás pone un límite al potencial de tu hijo.”

Ester tiene ahora cinco años y está triunfando porque ha mejorado en casi cada área.

Cuando habla con otros padres, la madre de Ester recomienda “traten de comenzar el programa lo más pronto posible ¡es un trabajo arduo! Lo único más difícil que hacer el programa sería dejar a Ester atrás. Estaré agradecida por siempre con Glenn Doman y el equipo de Los Institutos.”

Ester tiene ahora cinco años y está triunfando porque ha mejorado en casi cada área. SU madre escribe “Está saludable, es una niña feliz que habla en enunciados cortos y que tiene muchos amigos.”

Los niños diagnosticados con el síndrome Rubinstein-Taybi, comúnmente tienen una lista larga de complicaciones anatómicas y de desarrollo. Las expectativas para estos pequeños no son altas. No hay duda de que habrá retos futuros para Ester pero actualmente esos retos se parecen mucho a los que cualquier niño enfrenta. Se le ha dado a ella una oportunidad de pelear al encontrarse con esos retos con la ayuda de sus maravillosos padres que han hecho todo lo que está en sus manos para ayudar a su nena.

Ester y sus orgullosos padres

Ester y sus padres son verdaderos pioneros al forjar un nuevo camino para su niña diagnosticada con el síndrome Rubinstein- Taibi. Los saludamos y esperamos conocer cada nuevo logro y victoria en el camino.