Yuuki: Una historia de éxito en trisomía 21


Por Spencer Doman

 

Yuuki fue diagnosticada con trisomía 21, su madre escribió “Desde entonces, comenzamos a buscar la mejor
solución que pudiéramos encontrar para que ella se desarrollara completamente.”

Su madre leyó el libro ¿Cómo enseñar a leer a tu bebé? y comenzó a mostrar grandes palabras rojas a su bebé y como resultado, ella sintió que la visión y la audición de la niña se desarrollaron muy bien.

Cuando Yuuki tenía dos años y aún no caminaba, su madre viajó a Filadelfia a tomar el curso ¿Qué hacer por tu hijo con lesión cerebral? Después ella asistió al Programa de lectura cada seis meses y recibió la certificación en Desarrollo cerebral Infantil después de completar la serie de cursos.

Yuuki with Brother

        Yuuki y su hermano

La madre de Yuuki le enseñó cientos de palabras para leer, oraciones y libros hechos en casa en dos idiomas. A los 8 años, Yuuki leía libros de cuentos por gusto y estaba más avanzada que otros niños de su clase. Ella estaba físicamente en forma y podía correr 500 metros sin detenerse.

Sin embargo, su lenguaje no era claro y su escritura estaba por debajo de su nivel. Tampoco su salud general era suficientemente buena. Así, su madre se embarcó a los Institutos para tomar el Programa de Tratamiento Intensivo y ella y su hija  trabajaron duro para mejorar la salud de Yuuki junto con sus habilidades físicas e intelectuales. 

A los once años de edad, Yuuki no había tenido ninguna enfermedad por más de dos años. Leía libros de ficción y no ficción que estaban por encima del nivel de su edad, disfrutaba escribir ensayos y tocaba el violín y el piano. Era gimnasta y podía correr 3 kilómetros ininterrumpidamente.

Después de pasar los exámenes de admisión para la secundaria, Yuuki comenzó la escuela con sus compañeros.

En septiembre del año pasado, Yuuki viajó a los Estados Unidos para participar en la fiesta por la vida de Glenn Doman, ahí cantó una hermosa canción para una audiencia de cientos de personas.

Actualmente Yuuki cursa el segundo año de preparatoria y lo hace muy bien, incluso su asistencia es perfecta debido a su excelente salud. Felicidades a Yuuki y a su dedicada madre, quien estaba determinada a que su hija tuviera la estimulación y la oportunidad de realmente lograr alcanzar todo su potencial.